Pobreza infantil y el fantasma de la exclusión social

Las personas menores de edad en situación de pobreza y riesgo de exclusión social rozan en España el 35%. Estas cifras nos muestran que una de las capas más afectadas por la crisis económica son las más jóvenes. En este artículos nos centraremos en un colectivo concreto: menores tuteladas por el Estado que (según el ministerio de Sanidad, servicios Social e igualdad) llegan a los 35.000.

Este aumento de la pobreza viene acompañado de la criminalización que sufren las jóvenes que residen en diferentes instituciones del estado, CRAE's, CREI o centros de acogida. La estigmatización y la violencia institucional que sufren algunas jóvenes, les lleva a fugarse y a buscarse la vida por su propia. En el caso de Catalunya, el 46% no quiere estar en los CRAE's. La lógica de encierro que algunas de estas instituciones llevan a cabo se contrapone al derecho superior del menor.

El aumento de menores tuteladas por el Estado no va ligado al aumento de los presupuestos. Esto provoca el incremento de ratio en las instituciones que no permite generar una buena practica educativa. Además de la falta de personal, en algunas de las instituciones no se generan perspectivas de futuro para todas aquellas personas que a los 18 años se ven forzados a tener una independencia económica para poder mantener sus costes de vida. Cuando la edad media de emancipación en España es de 29 años. Las dificultades económicas y sociales hace que un 60% de las jóvenes vuelvan a su hogar familiar (Fernández del Valle, 2008). Aquellas que no tienen alternativa vagan por donde pueden e intentan sobrevivir como mejor saben. Ejemplo claro es el caso que sucedió en Madrid en el parque Isabel Clara Eugenia, dónde algunas jóvenes menores de edad se instalan allí con unas mantas y unos cartones, con el constante acoso de la policía.

Estas situaciones seguirán sucediendo a no ser que se tomen medidas estructurales para combatir la pobreza infantil y en su consecuencia la exclusión social, también internacionalmente. En 2015 llegaron al Estado Español por las costas 414 jóvenes, un 85% mas que el 2014. Esto nos da pistas acerca de la necesidad de generar políticas sociales que abarquen la inclusión de aquellas personas que abandonan su país de origen en busca de una vida digna que nunca acaba de llegar. Sólo en el Estado español ya hay más de 3000 MENA, menores extranjeros no acompañados, esta desprotección es aprovechada por las mafias y las redes de trata que ven en la desgracia ajena un negocio. Es necesario hacer una reflexión acerca de la situación de algunos colectivos que son invisibilizados y maltratados por una economía que margina a todas aquellas personas que no entran en la lógica de producción.

Aziz Matrouch
joven ex-tutelado, estudiante de educación social en la Universidad de Barcelona.
Militante de Anticapitalistas – Revolta Global

Los comentarios están cerrados.